«

»

Dic 18

Ricardo Ramirez Carnero

 

Ricardo Ramírez C.

Testimonio

El teatro fue una consecuencia natural
para mí un camino por el que eché
a andar espontáneamente sin saber
a ciencia cierta a dónde me dirigía
o por qué caminaba yo por él.
Y en este obligado alto (este testimonio)
en esta especie de mirador de reflexión
circunspecta, no alcanzo a ver el inicio
de mi camino. Puedo ver como en
algunas partes brilla el sol, otras partes
la cubre la niebla, por allá llueve
y más allá todo es llano.
Puedo decir que tanto el principio como
vel final de ese camino no cuentan, sólo
el medio es lo importante, pero mentiría.
Un día caminando por ese camino con los
zapatos desgastados y mis lentes llenos
de polvo, pensé si de verdad avanzaba
¿o estaba retrocediendo? Ese día me
detuve y sentí mucho miedo.
Ahí donde me había detenido me
permitió ver gran parte de lo que yo
había recorrido. Pude ver cómo en un inicio
encontré un libro en el cual un gran maestro
instruia a su alumno por un tortuoso sendero.
Enseguida vi cómo yo incitaba los pasos de
ese alumno, pese a que el camino era distinto.
Vi después cómo al darme cuenta que no podía
avanzar busqué en otros libros, como después
busqué y encontré los discípulos: uno
del Gran Maestro; otros del Supremo Maestro. A Ellos les pedí me transmitieran las enseñanzas de
sus maestros. Vi cómo unos contradecían
a los otros y viceversa, ignorando al final
a todos aquellos que nos deteníamos a escuchar
sus enseñanzas. Debo decir (en honor de la verdad) que
hubo aquellos que se preocuparon en que yo dirigiera
bien mis pasos; una mujer -Marta Luna- me dio fortaleza y buenos consejos,
incluso me orientó
porque yo me encaminara en tierras extrañas.
Así se inició un nuevo peregrinar de mi país,
a otro y de otro a mi país. Por último vi
mis esfuerzos por continuar caminando después
de inquietantes momentos de espera, los esfuerzos
por resolver el enigma que obligaba a no
abandonar el camino, el resolver al fin a
donde dirigirse.
Después de unos momentos y ante la contemplación de
casi todos mis huellas pienso que lo importante es seguir.

Ricardo Ramírez Carnero

Curriculum

Nació en Mazatlán, Sinaloa, en 1954. Estudió las carreras de Actuación y Dirección en la Escuela de Arte Teatral del INBA, y fue becado en Checoslovaquia para estudiar Dirección Escénica. Ha tomado cursos con destacados maestros como Barba, Mendoza, Serrano, Lazariev y últimamente en Barcelona, con José Sanchis Sinisterra. Para la Compañía Nacional de Teatro dirigió las obras Todos contra el payo y el payo contra todos, Los esclavos de Estambul, El mar y sus misterios y El centro de Leningrado; también ha dirigido una serie de montajes para la Escuela de Arte Teatral, para la UNAM y en el interior de la República. Desde 1981 imparte clases en la Escuela de Arte Teatral del INBA y ha sido profesor de Actuación en la UNAM y en el Centro Universitario de Teatro. Ha integrado jurados del FONCA y de diversos premios nacionales. Ha recibido entre treinta y cuarenta diplomas de reconocimiento por su labor docente, y fue premiado por Mejor Dirección Escénica por la obra El cerco de Leningrado. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>